Tokyo. By The City Voyeur

 Posiblemente la ciudad más ordenada y limpia que jamás haya visitado. Claro, allí viven estos seres adorables llamados japoneses. No creo haber conocido gente más atenta, respetuosa del resto y apegada a las reglas de convivencia. Agradeciendo todo y cediendo paso y reverenciando a terceros en forma continua y hasta exagerada.

 

Se nota en su cultura que han guardado un lugar bien importante a la familia y los afectos. En la calle la gente no te mirará a los ojos ni saludará sin motivos, pero establece un diálogo de algún tipo y serán excelentes en el trato, muy amigables y por sobre todo adorables.

La palabra que brotó todo el tiempo de mi pensamiento es esa: ‘adorables’.

 

La ciudad también tiene una zona habitada en su mayoría por jóvenes –Shibuya y Shinjuku- y aún allí se respetan estas normas. Quizás cambia un poco la apariencia, pero no la esencia.

Aún paseando por el barrio de luces rojas, dedicado al entretenimiento y la prostitución el visitante será tratado con cordialidad y cierto respeto.

Muchas veces es difícil distinguir cuando los jóvenes están vestidos para honrar a su personaje de Manga favorito o cuando visten su vestimenta regular…ya que verdaderamente, los jóvenes lucen exactamente igual a los personajes de Manga.

 

Subte

Su red de subterráneos es muy vasta y extendida. Los vagones no son los más modernos pero si los más cuidados. Los tickets se sacan en kioscos electrónicos de autogestión. Por supuesto que la primera vez cometí el error de comprar un pase que no era el que necesitaba y al acercarme al molinete no me permitió atravesar. En seguida un guarda me preguntó que había ocurrido y al comprender el error que había cometido, me devolvió el dinero que había pagado en la máquina y me asesoró de como sacar la opción correcta. En otra ocasión, cuando equivoqué el sentido hacia donde me dirigía el guarda tenía preparado tarjetas plastificadas para ser entregadas al guarda del sentido contrario avisándole que mi boleto había sido depositado en una máquina equivocada y que me permita pasar.

 

Locales Comerciales

En Tokyo puedes encontrar restaurantes en diferentes pisos de edificios. Más bien es lo común. Un edificio en cuyo lobby la carteleria indica que tipo de restaurante o servicio se encuentra en cual piso. De ahí al ascensor y directamente estas para comer con vista a la calle o sin ella. No son departamentos, sino locales en altura. Es un concepto diferente y difícil para quienes viajamos solos y al momento de la comida queremos estar en un lugar que nos haga sentir a gusto…ya que la compañía, es el lugar mismo.

 

Sus inodoros “Toto” con bidet incluido y control de temperatura, aún en baños públicos, es algo impensado en otros lugares del mundo.

También por supuesto que me llamó la atención ver que la gente en un bar, va al baño y deja sus pertenencias en la mesa. En verdad, lo que mas me llama la atención, es que cuando vuelven, sus pertenencias aún están allí.

 

En Japón no se entregan propinas de ningún tipo y a nadie. Extraño, no? Bueno. Así funciona y funciona bien. La propina esta concebida como ofensa.

 

Y me di el gusto. Aprendí a saludarlos inclinándome hacia adelante reverencialmente y repetidamente y lo hice siempre que pude. Lo valoran. Y a mi me parecía divertido.

 

Subasta por Atún.

Una actividad inusual y recomendada en Tokyo, es asistir en la mañana a la subasta del Atún en el mercado de pescados. Es una experiencia diferente. Los Atunes están congelados en el piso, ordenados y numerados. Todos tienen un corte en la coleta y los compradores pasan, provistos de un gancho y linterna y examinan la pieza. Así deciden cual es mejor a su entender y por cual ofrecerán mas dinero en la subasta. Para asistir a esta interesante ceremonia, es necesario llegar al mercado a las 3:00 am y estar en fila hasta las 5:20, horario en que podrás ingresar a presenciar la misma. La primera vez que intenté participar, llegué a las 4:45 y todos los turnos estaban tomados, ya que dejan ingresar 60 personas y es por estricto orden de llegada. Por eso sugiero el horario de las 3:00 am.

 

Geishas

Es verdad que cuando uno piensa en Japón, piensa en Geishas (entre otras cosas) pero no es que las verás en cada esquina. De hecho, como las conocemos de películas o lecturas, con su maquillaje blanco en sus rostros, no las verás, a no ser que hagas algún tipo de arreglo privado.

Puedes ver si, a mujeres luciendo sus Kimonos, ya sea por sus trabajos o simplemente por el placer de lucir la prenda.

Yo tuve la fortuna de estar al momento en que un grupo de unas 100 mujeres vestidas con sus kimonos, salían de una clase o curso dedicado al tema.

Tokyo-13.jpg

 

Taxis

Si todos los taxistas fueran japoneses, juro que no habría problemas con el gremio. Amables, hablan ingles o se hacen entender y usan guantes blancos…que mas?

Ah…tampoco a ellos hay que darles propina, ni aún pidiendo ayuda con las maletas.

Nada mal, no?

 

Trasporte desde y hacia el aeropuerto

En Tokyo, si llegas por Narita, puedes tomar el tren en la misma estación del aeropuerto y te lleva hasta la Estación Central de Tokyo por JPY3000. Al arribar y solo por única vez, si te presentas en ventanilla con tu pasaporte de extranjero, ese viaje tiene un descuento del 50%. Ya a la vuelta, el mismo viaje lo puedes hacer solamente pagando el total del boleto.

El viaje es de unos 50 minutos y es muy confortable.

 

El continuo contraste entre lo Imperial y ancestral, con lo moderno y avanzado se descubre en infinidad de detalles. Tokyo es una ciudad para descubrir.

Puedes encontrar la colección de fotos de Tokyo, en la sección de The City Voyeur de este website.