Tokyo. By The City Voyeur

 Posiblemente la ciudad más ordenada y limpia que jamás haya visitado. Claro, allí viven estos seres adorables llamados japoneses. No creo haber conocido gente más atenta, respetuosa del resto y apegada a las reglas de convivencia. Agradeciendo todo y cediendo paso y reverenciando a terceros en forma continua y hasta exagerada.

 

Se nota en su cultura que han guardado un lugar bien importante a la familia y los afectos. En la calle la gente no te mirará a los ojos ni saludará sin motivos, pero establece un diálogo de algún tipo y serán excelentes en el trato, muy amigables y por sobre todo adorables.

La palabra que brotó todo el tiempo de mi pensamiento es esa: ‘adorables’.

 

La ciudad también tiene una zona habitada en su mayoría por jóvenes –Shibuya y Shinjuku- y aún allí se respetan estas normas. Quizás cambia un poco la apariencia, pero no la esencia.

Aún paseando por el barrio de luces rojas, dedicado al entretenimiento y la prostitución el visitante será tratado con cordialidad y cierto respeto.

Muchas veces es difícil distinguir cuando los jóvenes están vestidos para honrar a su personaje de Manga favorito o cuando visten su vestimenta regular…ya que verdaderamente, los jóvenes lucen exactamente igual a los personajes de Manga.

 

Subte

Su red de subterráneos es muy vasta y extendida. Los vagones no son los más modernos pero si los más cuidados. Los tickets se sacan en kioscos electrónicos de autogestión. Por supuesto que la primera vez cometí el error de comprar un pase que no era el que necesitaba y al acercarme al molinete no me permitió atravesar. En seguida un guarda me preguntó que había ocurrido y al comprender el error que había cometido, me devolvió el dinero que había pagado en la máquina y me asesoró de como sacar la opción correcta. En otra ocasión, cuando equivoqué el sentido hacia donde me dirigía el guarda tenía preparado tarjetas plastificadas para ser entregadas al guarda del sentido contrario avisándole que mi boleto había sido depositado en una máquina equivocada y que me permita pasar.

 

Locales Comerciales

En Tokyo puedes encontrar restaurantes en diferentes pisos de edificios. Más bien es lo común. Un edificio en cuyo lobby la carteleria indica que tipo de restaurante o servicio se encuentra en cual piso. De ahí al ascensor y directamente estas para comer con vista a la calle o sin ella. No son departamentos, sino locales en altura. Es un concepto diferente y difícil para quienes viajamos solos y al momento de la comida queremos estar en un lugar que nos haga sentir a gusto…ya que la compañía, es el lugar mismo.

 

Sus inodoros “Toto” con bidet incluido y control de temperatura, aún en baños públicos, es algo impensado en otros lugares del mundo.

También por supuesto que me llamó la atención ver que la gente en un bar, va al baño y deja sus pertenencias en la mesa. En verdad, lo que mas me llama la atención, es que cuando vuelven, sus pertenencias aún están allí.

 

En Japón no se entregan propinas de ningún tipo y a nadie. Extraño, no? Bueno. Así funciona y funciona bien. La propina esta concebida como ofensa.

 

Y me di el gusto. Aprendí a saludarlos inclinándome hacia adelante reverencialmente y repetidamente y lo hice siempre que pude. Lo valoran. Y a mi me parecía divertido.

 

Subasta por Atún.

Una actividad inusual y recomendada en Tokyo, es asistir en la mañana a la subasta del Atún en el mercado de pescados. Es una experiencia diferente. Los Atunes están congelados en el piso, ordenados y numerados. Todos tienen un corte en la coleta y los compradores pasan, provistos de un gancho y linterna y examinan la pieza. Así deciden cual es mejor a su entender y por cual ofrecerán mas dinero en la subasta. Para asistir a esta interesante ceremonia, es necesario llegar al mercado a las 3:00 am y estar en fila hasta las 5:20, horario en que podrás ingresar a presenciar la misma. La primera vez que intenté participar, llegué a las 4:45 y todos los turnos estaban tomados, ya que dejan ingresar 60 personas y es por estricto orden de llegada. Por eso sugiero el horario de las 3:00 am.

 

Geishas

Es verdad que cuando uno piensa en Japón, piensa en Geishas (entre otras cosas) pero no es que las verás en cada esquina. De hecho, como las conocemos de películas o lecturas, con su maquillaje blanco en sus rostros, no las verás, a no ser que hagas algún tipo de arreglo privado.

Puedes ver si, a mujeres luciendo sus Kimonos, ya sea por sus trabajos o simplemente por el placer de lucir la prenda.

Yo tuve la fortuna de estar al momento en que un grupo de unas 100 mujeres vestidas con sus kimonos, salían de una clase o curso dedicado al tema.

Tokyo-13.jpg

 

Taxis

Si todos los taxistas fueran japoneses, juro que no habría problemas con el gremio. Amables, hablan ingles o se hacen entender y usan guantes blancos…que mas?

Ah…tampoco a ellos hay que darles propina, ni aún pidiendo ayuda con las maletas.

Nada mal, no?

 

Trasporte desde y hacia el aeropuerto

En Tokyo, si llegas por Narita, puedes tomar el tren en la misma estación del aeropuerto y te lleva hasta la Estación Central de Tokyo por JPY3000. Al arribar y solo por única vez, si te presentas en ventanilla con tu pasaporte de extranjero, ese viaje tiene un descuento del 50%. Ya a la vuelta, el mismo viaje lo puedes hacer solamente pagando el total del boleto.

El viaje es de unos 50 minutos y es muy confortable.

 

El continuo contraste entre lo Imperial y ancestral, con lo moderno y avanzado se descubre en infinidad de detalles. Tokyo es una ciudad para descubrir.

Puedes encontrar la colección de fotos de Tokyo, en la sección de The City Voyeur de este website.

 

 

Beijing. By The City Voyeur

 

Que gran Ciudad! Que vital… Cuántos contrastes!!!!

 

Cuando uno llega a una ciudad nueva, tiene la expectativa bien alta. Como será esta ciudad que tanto he leído o escuchado? Lógicamente, cuando llegas a no solo esta, sino a cualquier ciudad, uno quisiera ya estar en el hotel (a gusto en la habitación, que no siempre ocurre) desarmando la valija para salir a tener la primera impresión.

Pero la cosa no funciona de esa manera. Cuando llegas a cualquier ciudad, debes transportarte hasta tu hotel. No estaría mal que exista la manera de evitar estos pasos y que uno por arte de magia, aparezca en la habitación del hotel…y que encima, como no había habitaciones disponibles en la categoría que contratamos, que nos sorprendan con una habitación de mejor categoría. Pero no. No es así.

 

Ya les he dicho que trato de evitar el taxista de aeropuerto (una raza particular). En Beijing afortunadamente hay un tren desde el aeropuerto que ingresa en la red de subterráneos de la ciudad y de acuerdo a tu destino, debes completar tu viaje con un taxista por un tramo corto dentro de la ciudad.

Durante el viaje en tren por 25 conocí a un Sueco que tenia experiencia en Beijing. Me dijo: al taxista debes indicarle que te lleve poniendo el reloj. Ellos intentarán pactar el precio de antemano, no lo hagas y pídele por el reloj. Fácil, pensé.

El tren me dejó en plaza DongZhiMen y salí a superficie con mis maletas. Muy rápidamente tenia a mi alrededor algún taxista. Alertado, sabía que debía negociar. Cuando me pidieron 250 les dije que me lleven por el reloj. Hubo reunión de seis taxistas a mi alrededor y se reían en mi cara por mi pedido de uso del reloj. Una conversación donde yo hablaba ingles y ellos en chino…pero cuando se reían de mi, me quedaba muy claro. Ofrecí 100 por ese viaje sin saber cuanto era un valor lógico. Arreglamos en 180. Cuando llegamos cerca me dijo que me baje y camine; que más allá el no podía ir. Con señas le hice entender que me tenía que llevar. Quería que me baje y no lo hice. Luego logre que me lleve hasta la puerta del hotel. Más adelante aprendí que ese viaje por reloj era de 30. El taxi es barato en Beijing. El tema es conseguir quien te lleve por el reloj. Prefieren no llevarte que llevarte bajo el precio del reloj!!!

 

Si…me dieron la bienvenida!

 

Subtes

Con una vasta red de subterráneos y unos vagones de última generación te podes mover por Beijing con 2. Es bien barato y cómodo. El transito en superficie es insufrible y sin reglas de ningún tipo.

Si eres peatón, mucho cuidado que ya todos tienen derecho de paso excepto vos.

 

Triciclo

Una noche que no conseguía taxi por el reloj para volver al hotel me había decidido a caminar. Tenía más de una hora de caminata por zonas no muy muy iluminadas pero lo haría. Me provocó un triciclo/moto para que me suba. No tienen reloj y es un transporte muy usado en la ciudad. Tenes que negociar el precio. Me pidió 3 y yo le dije que me lleve. Me llevo por lugares inhóspitos y en una calle oscura paró y me dijo que siga caminando que estábamos cerca. Saque 3 y me dijo que era 300. Discutimos en una calle oscura. El tipo se me acercaba físicamente demasiado y me gritaba. Fue una situación que la viví como peligrosa. Termine arreglando en 100 pero igual tuve que llegar caminando. Buena estafa…

 

Por eso una vez que aprendí a moverme en subte, no volví a tomar uno de esos transportes excepto para ir al aeropuerto, donde me llevaron con gusto y por el precio del reloj...ahí el negocio lo harán con el nuevo turista que llega.

 

Parte histórica

La ciudad tiene extraordinarias posibilidades de conectar con la histórico, así como por supuesto con lo moderno.

Los templos, la ciudad prohibida y por supuesto la gran muralla. Allí opté por ir acompañado de un guía local ya que mi intención era la de ir a experimentar la gran muralla no-turística. Entonces tuve una experiencia fuertísima de recorrer territorios y "escalar" la muralla ya que en su inmensa mayoría de su extensión esta desarrollada sobre la montaña y transitarla es andar cual guerrero por empinadísimas cuestas. Aparte de tener que atravesar territorio selvático tanto como acercarse como de alejarse de la Gran Muralla.  

Quedé extenuado y físicamente pague la consecuencia por los días siguientes. Aún así, valió la pena el esfuerzo.

 

Acceso internet

No tienes idea del control hasta que lo experimentas directamente en tus cosas cotidianas. Al principio pensé que tenía problemas en la conexión del hotel y me quejé y me cambiaron a un mejor cuarto (al menos me sirvió para este propósito) pero seguía sin poder acceder a internet. Ellos me ponían Google chino y me mostraban que funcionaba. Claro, yo quería acceder a mi cuenta de Facebook o Twitter o mirar portales de noticias internacionales. Bueno...aquello a lo que estamos acostumbrados, no funciona.

Sin embargo quienes me siguieron, saben que pude acceder a mis cuentas. Usando 3G como el ID de mi teléfono es de USA tenía acceso a mis servicios...claro que pagando datos por aire.

 

Prostitución

En las calles sueles ser encarado por un sinnúmero de propuestas de todo tipo. La prostitución es una de las más corrientes. Tanto hombres como mujeres te ofrecen conducirte a lugares de chicas, donde bailan y el resto...

No, gracias....no consumo.

 

Escupir

En Beijing puedes escuchar y ver gente escupiendo el piso de manera contínua. Me refiero a que todo el tiempo alguien a tu lado estará escupiendo el piso. No exagero. Nada grave pero hay situaciones donde escuchar -porque son muy ruidosos- termina siendo muy desagradable.

 

Idioma

Estamos mal acostumbrados. Suponemos que de una u otra manera nos comunicaremos y generalmente recurrimos al inglés como el idioma donde en general hay alguien que lo domina y con quien podemos comunicarnos. Bueno, olvídense de ello en Beijing. Cuanto más pagues por tu habitación de hotel más posibilidades que encuentres staff que hable inglés pero en la calle no será fácil arreglarse.

 

Cuando sos occidental, caminando por oriente, llamas la atención. Eso es bastante claro. Quizás no estaba preparado para ser señalado como tan diferente. La gente se paraba en la calle para hacerse fotos conmigo. Selfies en sus teléfonos, conmigo!!!! Situación incomoda.

Aunque mucho mas incómoda fue el día que conseguí una pizzería italiana (atendida por chinos lógicamente) en el área Shichahai y me senté a comer en una mesa frente a la vidriera. La gente pasaba, se reía de lo que veía (era yo lo que veía la gente) y me sacaba fotos mientras comía mi pizza. Horrible!!!!

 

La oferta de canales de TV es importante. Mi hotel, que era bien discreto, tenia acceso a 32 canales diferentes. Diferentes? Jajaja…..todos en chino!!!

Aparte, el control remoto de la TV estaba también en chino, por lo cual si había posibilidades de cambiar el audio…no me pude enterar.

 

Hay una elite que viste impecable y se mueve en costosos autos. Se los ve en algunos barrios, no en todos. Son refinados, hablan varios idiomas y miran todo desde cierta altura.

 

El cuento del tío

En ingles, y a la salida de Forbiden City, me encaro un muchacho de 20 años. Señor, le molestaría que lo acompañe así practico mi ingles? Lo miré. Se veía seguro. Le dije, vamos. Hablaba bastante bien. Me dijo que era de otra ciudad y que estaba de paseo y me empezó a preguntar mucho sobre mi. Cuando avanzaba el tiempo me empecé a sentir molesto por sus preguntas. También lo descubrí en algunas mentiras en lo que me decía y le dije que quería seguir solo. No le gustó y me dijo que le había prometido ir a tomar algo. Tuvimos una especie de discusión callejera, en la puerta de un bar al que él quería entrar. Me terminé yendo a velocidad ya que desconocía su interés, pero era raro.

 

Los días siguientes y en diferentes partes de la ciudad, chicas o chicos de edad similar se me acercaban con exactamente el mismo cuento…que querían practicar su ingles si podían hablar conmigo e ir a tomar algo.

 

Cuando consulté por la situación, me contaron que están arreglados con los bares. Te cobran consumiciones caras y les dan comisiones por ello.

Ojo. Estén atentos!

 

 

Disfruté muchísimo de Beijing. Realmente. Inclusive estas anécdotas son para alertar a quienes viajen, pero son parte de las experiencias de este City Voyeur. Es que para conocer las ciudades es necesario tener estas experiencias y vivencias. Sino…resulta ser una turismo tras el vidrio de una minivan. Un poco mas seguro, un poco mas aburrido.

 

Gracias!

Hong Kong. By The City Voyeur

Hay dos Hong Kong.

Así cómo hay dos ciudades de cada una en que vivimos o visitamos pero en este caso tuve la oportunidad de vivir en ambas en muy pocos días y vibrar con el contraste.

Mis primeros tres días antes del Asia Contemporary Art Show del que participaba, estuve alojado en un hotel ubicado frente al puerto de pescadores de la ciudad. Allí todo olía. Las calles, las personas, los negocios. Todo. Mucha situación miserable en cada vereda y todo ello no tenía nada del glamour que uno imagina de Hong Kong. Viajaba todos los días a la otra parte de la ciudad (Centro) pero no quería desaprovechar la oportunidad que el destino me había puesto allí. Una noche, volviendo en taxi del centro al hotel, el taxista no encontraba el hotel y me dijo que esa zona no era muy conocida por los taxistas ya que no eran llamados con frecuencia de esos barrios para hacer algún viaje. Finalmente me dejó en un lugar definitivamente inconveniente y que yo me arregle de allí para llegar. Lo hice… no sin temores, pero sin problemas.

Esta parte de Hong Kong era rica en experiencias callejeras. Me interné en el puerto para vivenciar el trabajo que allí se hacia. Las experiencias no-turísticas siempre son muy bienvenidas por este Voyeur. Me tope con personas nada acostumbradas a interactuar con extranjeros.

Los alimentos expuestos a la intemperie sin resguardos, ni cuidados de temperatura son un clásico de esta parte de la ciudad, de ahí que realmente resulte difícil para un occidental, probar la comida de esa zona. En la otra posiblemente los cuidados sean similares, pero no están expuestos a la mirada del publico, y como ya sabemos….ojos que no ven…

Luego, cuando llegó el turno de la exhibición, estaba alojado en la zona céntrica en uno de los lugares más glamoroso del mundo entero. Allí las calles olían, pero a Chanel. Este lugar es un paraíso para el comprador de productos de marcas reconocidas mundialmente. Los Mall son parte fundamental del paisaje, combinados con los corredores de aire acondicionado que cruzan la ciudad de lado a lado, los caminantes atraviesan el paisaje por un nivel superior al nivel de la calle. Todo un rasgo distintivo de esta parte de la ciudad.

Los vendedores callejeros, en lugar de ofrecer el puntero laser o alguna otra bagatela universal, ofrecen relojes de marca y accesos a trastiendas de los negocios de las reconocidas marcas.

El sightseen bus de Hong Kong fue una burla al bolsillo y a la capacidad intelectual para escuchar tanta cantidad de tonterías en el relato. A pesar que en muchas ciudades lo tomo como punto de partida, aquí No lo recomiendo!!

En Hong Kong hay una oficina del gobierno Chino donde se puede solicitar Visa para ingresar en territorio. Si... Hong Kong es China, pero tiene un status diferente, con moneda propia y acceso a internet sin restricciones. Podrás estar en HK, pero para ingresar al territorio, debes tener una Visa.En la oficina ya te encuentras con toda la burocracia concentrada. Los detalles abundan.

Como es muchas ciudades, tampoco aquí te tomes un taxi desde el aeropuerto hacia tu destino. En el mismo aeropuerto hay una estación de tren que te lleva al centro de la ciudad por HKD 100 y luego, allí el taxi es bienvenido para el ultimo tramo en llegar al hotel. Los taxistas en general son un mal necesario para las ciudades y los bolsillos del turista poco informado. El tren es mas rápido, económico y conveniente. 

Las opiniones son personales, lógicamente. Y están basadas en la experiencia construida durante mi viaje. No pretende ser lo que no es...

 

Interviewed by Viviana Puello for Art 2 Heart show

Here is the link to the 8 minutes interview at the Red Dot Art Fair in Miami (December 2013) during Art Basel Miami week. 

Sorry for my english....it's a mix between my poor language and the nervous of the interview. Anyways, I decide to share with you. Hope you will enjoy it.

 

Cheers!

 

Ausencias, Pasiones y otros Pecados....ha terminado

Han sido 11 dias de una intensidad surrealista. 

Ausencias, Pasiones y otros Pecados cumplió en gran forma sus objetivos. Mostrar mi trabajo en Buenos Aires era el propósito fundamental para organizar este evento en Quimera del Arte y así llegar a pararme frente a la gente que fué y es significativa en mi vida. Si bien debería hacer una evaluación profesional de mi exhibición, los afectos y los vínculos nublan esa posibilidad y me dejan despojado de explicaciones.

Fué una excelente oportunidad para que mis padres puedan ver lo que hago. Y tan solo ese objetivo era suficiente para toda la movida. Pero no. Reencontrarme con mis primas, amigos que no nos veíamos por 35 anios, los mas cercanos, los incondicionales, la familia toda conformaron un grupo que me mantuvo a corazón abierto durante toda mi estadía en Buenos Aires.

La muestra recibió comentarios muy generosos, tanto de todos estos afectos, como de críticos especializados que pasaron a revisarla. 

Soy afortunado por lo ocurrido. Gracias!

 

 

Ausencias, Pasiones y otros Pecados

El 23 de abril de 2014, inauguraremos en Quimera del Arte una muestra fotografica individual de mi autoria. Este Vernissage ocurrirá a las 19:00 hs en Humboldt 1981, CABA, Argentina.

 

Exhibir el trabajo de uno, muchas veces es exhibirse...pararse desnudo frente a la mirada del resto. Sus miradas rozando tus intimidades y esperar que ocurra la química. Erizar la piel, agudizar los sentidos y entregarte al intercambio.

 


Red Dot Fair at Art Basel week

Ha sido, y aunque aún no ha terminado, una semana maravillosa exponiendo en Red Dot Fair. El intercambio con el público, el conocimiento de nuevos artistas, hoy amigos, la comparación del trabajo propio con el del resto de la feria, el conocimiento con la gente de la galería (Vivid Arts Network), las entrevistas, las fotos y las visitas a otras ferias que afortunadamente Miami ofrece en esta semana.
Es difícil de explicar. Un torbellino de emociones.
Agradezco infinitamente a quienes pudieron venir y a quienes a la distancia me hicieron llegar su afecto, aliento y compañía.
Gracias totales.

Transient
Transient
Transient
Transient
Transient

Models at Midtown Miami

After having a wonderful day participating at WorldWide PhotoWalk, here I sheared with you some of the pictures. 

Thank you for all the models that participate and pose form my camera. 

Comments are welcome. 

 

Rubin escribe de Rubin

Aquí nace mi nuevo Blog, en esta nueva pagina.  

De todo el material de mi Blog anterior he decidido traer aquí la transcripción de una nota que me hicieran en Libros.com en Diciembre de 2011. La traigo, no solo para satisfacer mi ego, sino para que quien se interese en mi trabajo, pueda leer la manera en que lo pienso, y como he llegado a este momento en mi vida. 

Desde aquí les envío un gran abrazo y nuevamente....bienvenidos a mi nuevo tinglado. 

e! 

 

 

Rubin escribe de Rubin
Publicado el 15 diciembre de 2011 por Libros.com

edu con tarjeta.png

Parafraseando a personalidades de altísimo vuelo, te diría que a esta altura, a mis cincuenta, voy mirando hacia atrás y uniendo puntos. Y todas aquellas cosas que parecían proyectos inconexos empiezan a conectares amigablemente.

Para no aburrirlos e ir demasiado atrás, os diré que soy Maestro Mayor de Obras, profesión que me permitió pasar del mundo imaginario de los ladrillitos de juguete a los reales. Y edificar.

Fue cuando estudié Arquitectura en Buenos Aires cuando comenzó a apasionarme la estética; un refinamiento de la mirada.

Hasta ese momento parecía que todos los caminos conducían hacia un hombre dedicado a la construcción. Pero fue en mi rol como director de Obra donde comencé a sensibilizarme con las historias de mis dirigidos: Gente humilde, con otra mirada.

Fue ahí cuando abandoné el camino de la arquitectura y estudié Psicología Social, para poder comprender al hombre en situación, al hombre en su interacción con el otro. Algo que a su vez venía poniendo en práctica desde muy joven como líder de grupos comunitarios.

Luego le tocó el turno a la publicidad. Trabajé como director Creativo varios años, ajustando mi mirada creativa y el valor por lo estético.

Cuando me mudé a USA en 2002 descubrí que mis conocimientos eran muy locales (de Argentina). Para trabajar en publicidad debes comprender como nadie la idiosincrasia del lugar y de su gente, y debes manejar todo tipo de idioma de manera maravillosa; en caso contrario no comunicas.

Fue allí donde busqué mi nueva actividad. Debía poder trasladarse a cualquier lugar donde pretenda mudarme -estaba dispuesto a comenzar de nuevo, pero no a hacerlo con cada posible futuro cambio de país-, no debería requerir de un manejo superlativo del idioma local, debiera tener un alto valor estético y un acercamiento al publico de una magnitud diferente. Encontré que estaba atando mis propios puntos hacia atrás. Entendí que no había hecho esos cambios de carrera tan ilógicamente.

Entonces nació El Voyeur de la Ciudad, un personaje que va pintando el perfil de una ciudad desde el collage de las imágenes. No todos vemos lo mismo en una ciudad. La mía, mi mirada, es la que intenta que te armes una buena idea de que es una ciudad una vez que hayas transitado las páginas del libro. No es posible definir una ciudad con una sola imagen y es por ello que ninguna imagen es la Imagen, sino que todas la componen.

El Voyeur de la Ciudad (editorial sol 90) surge de la idea de que no me gusta demasiado pedirle a nadie que pose para mí, por lo tanto el trabajo de este fotógrafo consiste en pasar tiempo en un lugar, mirando detenidamente hasta que aparezca frente a mí una ficha más de ese rompecabezas que compone la imagen general.

Si estás a oscuras y ellos en plena luz, tu eres invisible. Y ese es en parte el secreto: Hacerse invisible, fisgonear en el mundo ajeno y atrapar el instante. No solo ocurre con las personas, los edificios y los monumentos, también depende de horarios de luz o de cielos para contrastar o para fusionar. Todo depende de lo que busques transmitir.

Imagino mi futuro recorriendo ciudades con mi cámara en mano, registrando la esencia de cada lugar y recopilando el material que hará que otros descubran ese lugar con mis ojos. Es un trabajo solitario y me he amigado muchísimo conmigo para poder acompañarme en estos viajes.